Menu
Nueva normativa de uso de drones para particulares y profesionales

Nueva normativa de uso de drones para particulares y profesionales

Como cada vez sóis más los clientes que acudís a tienda o nos preguntáis via online acerca de los drones, queremos informaros sobre la normativa de su uso, tanto a nivel recreativo como profesional.


Empezaremos con el uso recreativo: Los drones, también conocidos como cuadricopteros o RPA, no dejan de ser un juguete muy utilizado en el aeromodelismo, ya sea para vuelo o para carreras, que últimamente se están poniendo muy de moda.

Para este tipo de vuelos no necesitamos licencia alguna, basta con respetar las medidas de seguridad y los límites establecidos.

El el caso de la altura, no se pueden superar los 120 metros, y en la distancia, no podremos alejarnos del dron más de 500 metros.

Esta medidas son más que suficientes, ya que el aparato está incluso más lejos que nuestro propio alcance visual.

En cuanto a los lugares donde se puede volar, hay que estar en una zona despoblada, a una distancia mínima de ocho kilómetros del aeropuerto. No se puede volar de noche y no se puede estar dentro del CTR (zona de control que forma una burbuja alrededor de cada aeropuerto para proteger el tráfico de entrada y de salida).

Si mantenemos estas medidas de seguridad, no hay problema alguno. A la hora de grabar con el dron, tampoco deberíamos tener problemas siempre y cuando lo que grabemos no tenga derechos de imagen (personas que no quieran salir, domicilios particulares, parques naturales…).

Aquí os dejamos un enlace en el que se puede ver el mapa de las zonas habilitadas de vuelo: http://www.icarusrpa.info

En cuanto al uso profesional, hay que tener algunas cosas en cuenta. Lo primero sería hacer un curso de piloto de dron. Son muchas las empresas habilitadas para impartirlos, la mayoría online.


El curso consta de:

- Reglamentación y conocimientos esenciales ATC (Control de Tráfico Aéreo)
- Conocimientos de los componentes de la aeronave.
- Nociones sobre la maniobrabilidad y capacidad acrobática de la aeronave.
- Conocimientos esenciales sobre meteorología
- Comunicaciones avanzadas
- Navegación e interpretación de mapas.
- Procedimientos operacionales.
- Fraseología aeronáutica aplicable.

Una vez aprobado el teórico, pasaremos al examen práctico de vuelo, en el que tendremos que pilotar un drone y llevar a cabo las diferentes maniobras que nos pida el examinador. Para completar el curso y tener la licencia de piloto, solo faltaría un test médico de clase 2.

Y ahora es cuando surgen las dudas ¿Ya puedo volar y hacer trabajos audiovisuales o de investigación?. Aún no, porque hay que habilitarse como operador de drone con AESA.

Es un papeleo que podéis hacer vosotros con mucha paciencia, o encargárselo a alguna empresa autorizada como las que os recomendamos al principio de post.

Pero antes, tenemos que asegurar nuestro dron con cualquier compañía de seguros que lo permita y activar el seguro de responsabilidad civil. Para que os hagáis una idea un DJI Mavic Air costaría unos 200€ anuales aproximadamente.

Una vez cumplido todo el proceso -licencia, test médico, seguro de drone y operadora-, podremos abordar todo tipo de trabajos profesionales.

Al igual que en el uso recreativo, en el profesional hay que cumplir las mismas medidas de seguridad. Lo aconsejable es ponerse en contacto con AESA para la tramitación de permisos especiales, para por ejemplo poder volar más cerca del aeropuerto, en núcleo urbano, más altura o distancia…

Esperamos que este post os haya aclarado algunas dudas para que podáis desarrollar mejor vuestra actividad. Recuerda que ante éstas son tan solo unas indicaciones a nivel general. Para cualquier duda concreta, deberás dirigirte directamente a AESA o a una escuela u operador autorizado.

1 Comentarios

    • Avatar
      xavi aramburu
      jun 14, 2018

      Gracias, hay pocos posts que lo expliquen mejor y con brevedad.Un saludo!

ra